Apoyo psicológico en enfermedades crónicas y graves

En ocasiones un diagnóstico de una enfermedad orgánica grave y/o crónica puede generar una serie de síntomas que si no se tratan, pueden generar una depresión. Por eso es importante una intervención precoz para prevenir la instalación de una depresión. En ocasiones se inicia un malestar psicológico a partir de un diagnóstico médico que se materializa en: fluctuación del apetito, llanto  frecuente, tristeza, problemas para dormir, dificultades de concentración,  aislamiento social…… 

Es importante explicar que puede suceder que la revelación de la información médica no provoque en la persona diagnosticada ningún padecimiento psicológico y , en cambio, sí en su pareja, en otros familiares o amigos. 

Este tipo de intervención psicológica no sólo está  dirigida a las personas diagnosticadas – que pueden o no sentir un malestar psíquico- sino también a familiares, amigos y/o profesionales que trabajan con la enfermedad grave y crónica.

Ir arriba