El decir delos padres en el proceso de adopción

Presentada en el encuentro de profesionales psicólogos/as y trabajadoras/es sociales en INJUVE 2.002

Agradecimientos : A Las compañeras que han aportado sugerencias Beatriz Garavelli y Aurora Infante.

Título de la propuesta: El discurso de los padres. Padres adoptivos / padres biológicos. Semejanzas y diferencias.

Aludiendo al título : El decir de los padres en el proceso de adopción. Los ejes en los que voy a basar esta intervención provienen de tres fuentes: En primer lugar de las entrevistas con los solicitantes , en segundo lugar de la clínica tanto propia como de otras compañeras y en tercer lugar, del testimonio escrito de padres que han pasado por esa experiencia. Los aspectos teóricos- técnicos desde los que parto están recogidos del psicoanálisis con las aportaciones de Freud, Lacan y experiencias en Francia de otros psicoanalistas.

Guión:

Introducción- Agradecimientos.

El decir de los padres en el proceso de adopción

Clínica

Testimonios escritos.

Aunque se traten de planos distintos hay una cosa que los une y es el decir de los padres que es lo que nos ha convocado hoy aquí

EL DECIR DE LOS PADRES EN EL PROCESO DE ADOPCIÓN

 

 

OBJETIVO de esta exposición sería poner en común nuestras experiencias en el trabajo con los padres. Poner en común nuestras reflexiones quizás como punto de partida de nuevas preguntas. Considero que estas reuniones son un primer paso para avanzar en nuestro trabajo, una manera de estar en contacto, de poder hablar de aquello que nos acontece en nuestro quehacer y una forma de intercambio de aquellos que participamos en la elaboración de los informes, en el proceso de idoneidad.

El decir de los padres en el proceso de adopción. Los ejes en los que voy a basar esta intervención provienen de tres fuentes: En primer lugar de las entrevistas con los solicitantes , en segundo lugar de la clínica tanto propia como de otras compañeras y en tercer lugar, del testimonio escrito de padres que han pasado por esa experiencia. Los aspectos teóricos – técnicos desde los que parto están recogidos del psicoanálisis con las aportaciones de Freud, Lacan y experiencias en Francia de otros/as psicoanalistas.

 

INTRODUCCIÓN:

Quiero partir de algunas cuestiones que parecen obvias, pero no por ello quiero dejar de referirme a ellas.

Proceso: del lat. Processus. Progreso ,acción de ir hacia adelante. Conjunto de fases de un fenómeno natural o de una operación artificial.

La adopción como modo de filiación para acceder a la paternidad es antigua. La adopción era un procedimiento habitual en Grecia y Roma ya que permitía la continuación de la línea sucesoria de una familia en ausencia de herederos naturales.  Actualmente ha cobrado dimensiones de gran magnitud que se ha convertido en una “ cuestión de estado “. Paradójicamente, el avance de las nuevas tecnologías aplicadas a la reproducción humana con sus fracasos por un lado y, por otro una mayor  concienciación en relación a la infancia en situación de riesgo , determina que parejas con hijos/hijas biológicos/as o sin posibilidad de tenerlos deseen uno/una en adopción.

La adopción es un tema que prende en el imaginario social y cualquier comentario que salte por los medios de comunicación aludiendo al tema, enciende reacciones pasionales incontenibles.

¿ Qué es una familia ?¿ Qué es ser padres ?.En el decir de los padres ¿hay diferencias entre los padres biológicos y los padres adoptivos ¿.

 

A LA FAMILIA NO SE LA ELIGE ES EL MISMO PUNTO DE PARTIDA DEL LADO ADOPTIVO QUE DEL LADO BIOLÓGICO.

En nuestra sociedad occidental hemos pasado de la familia extensa a la familia conyugal y a finales del siglo pasado ha  surgido otro nuevo tipo de familia: la familia monoparental. Decía Lacan que cuanto menor el número de miembros más compleja es la estructura ?

Para dar cuenta de la estructura de la familia me remitiré a las aportaciones de Freud y Lacan, fundamentalmente.

En la familia las instancias culturales dominan a las naturales. Podríamos decir que en la familia las instancias naturales son las culturales. En la familia los vínculos entre sus integrantes se establecen por el lenguaje., los nombres y apellidos dan una continuidad de generación en generación.

Cuando un niño nace viene a un mundo simbólico, un mundo de palabras. Un mundo organizado por el lenguaje. Aparece en el seno de una familia en un momento histórico determinado por el deseo de los padres. Por ello cada sujeto es particular- como particular es el deseo de los padres en ese tiempo.

El ser humano nace prematuro. ¿ Qué implicaciones tiene este hecho ? La dependencia total del Otro, de aquellos otros que en un primer momento tienen que responder de él y por él. Una criatura puede desarrollarse físicamente ( engordar, crecer,etc…) y no acceder a la palabra, universo humano por excelencia. Como ejemplo pienso en los famosos casos de hospitalismo: niños criados en orfanatos a los que no les falta el alimento ni la higiene y que , sin embargo, permanecen ajenos a todo cuanto les rodea, no hablan, les cuesta andar, no sonríen, no se comunican con los demás e incluso en los casos más graves mueren. ( hablar de los casos que han venido de algunos países y la madre que decía que pensaba que le habían entregado un niño con una patología cerebral ). Y esto por qué? PORQUE EN EL SER HUMANO NI EL NACIMIENTO NI EL CRECIMIENTO ESTÁN GARANTIZADOS POR EL ALIMENTO, EL CUIDADO DE LAS NECESIDADES BÁSICAS. El niño para reconocerse como tal, para reconocerse como humano necesita la palabra del adulto. NECESITA QUE LE POSIBILITEN UN LUGAR SIMBÓLICO EN EL QUE VENIR A INSTALARSE. En psicoanálisis cuando se habla de padres no se hace referencia a los padres biológicos, sino a las personas que cumplen esta función. Por ejemplo la madre, la función materna es la que realiza una persona que en ese lugar va leyendo en el niño e inscribiendo, marcando sus necesidades: tienes hambre, tienes frío, te duele la tripita…. es decir, INTERPRETA LOS SONIDOS, MOVIMIENTOS DE ESE NIÑO COMO LOS DE UN SUJETO QUE PIDE. ES A PARTIR DE LA RESPUESTA QUE RECIBA DE ESE OTRO MATERNO CUANDO EL NIÑO VA A PODER TRANSFORMAR ESE SONIDO GUTURAL EN UN GRITO, EN UN PEDIDO EN UNA DEMANDA. Esto va a ser posible a través del vínculo de amor que establece con la madre. Si el bebé no recibe una respuesta por la que se le señala un determinado lugar, el niño no va a poder acceder a lo simbólico. Hemos oído muchas veces que los bebés y los niños pequeños no entienden qué para qué hablarles. Y sabemos que desde muy temprano el ser humano si es bien recibido distingue entre lo familiar y lo extraño, atiende a las voces de sus padres, sonríe al rostro de los mismos…..En los primeros tiempos hay una relación de dependencia absoluta – que Freud recogió muy bien en el Proyecto de una psicología para neurólogos. ES A TRAVÉS DE ESA PALABRA DEL ADULTO QUE LO DESIGNA COMO HIJO LO QUE POSIBILITA QUE HABITE ESE LUGAR EL NIÑO O NIÑA. Y es a través de la palabra del adulto, de su deseo , cómo va a ser posible la integración del sujeto en un sistema lingüístico que ordene para él el mundo- sentido tan caótico para el bebé. A PARTIR DE ESA DEPENDENCIA RADICAL EL NIÑO SE IRÁ SEPARANDO HASTA ENCONTRAR SU PROPIO CAMINO.  Ello es posible a partir de la función paterna. El padre tiene una función separadora permitiendo que el niño advenga al deseo en un decir propio

 

diferente de aquellos que le permitieron vivir. Es decir, hay un primero momento de sujección ( alienación a la madre ), es decir al lugar que la madre o su sustituto viene a ocupar, el lugar del Otro, como lugar de la palabra. Para comprender lo que pasa entre la madre y el niño debemos tener presente que ambos están sometidos a la ley del lenguaje, ambos encuentran sus lugares respectivos como sujetos a él. Esto nos remite a la función del padre. El padre es el representante de la ley simbólica. No es el niño sino el padre la razón del deseo de la madre. Y es por efecto de esta ley que el niño aparece como un sujeto separado de la madre. El ser humano se estructura simbólicamente a través del lenguaje como concebido ( nombrado ) por un padre y una madre y no existiendo sino a partir de esa relación de la cual es fruto, producto , desecho.

Sin palabras habría machos genitores, pero ninguno podría decirse “ padre “, “madre” o “ hija”. Son nombres que designan lugares en una genealogía, en un linaje. En el mundo animal para fecundar a la hembra el macho no tiene necesidad de hablar, pero para decir “ padre “ es preciso que haya palabras, juego de significantes ( LO SIMBÓLICO). Símbolo quiere decir etimológicamente lo que no está.  La palabra nos permite evocar , representar el objeto: el vocablo viene a ocupar el lugar de la cosa.

La relación del niño con la madre podría prolongarse imaginariamente en una relación dual donde el niño no sería más que una prolongación de ella, fundido, confundido- consituyendo imaginariamente uno con ella.

La función del padre permite separar el niño de la madre. El niño ya no es un objeto de la madre. Simbolizado es el hijo de una pareja creativa, el hijo de un hombre y de una mujer.

EL PADRE AL DAR SU APELLIDO, EL DE SUS ANTEPASADOS, AL DECLARAR AL NIÑO SE RECONOCE CORRESPONSABLE DE ÉL. CORRESPONSABLE, QUE RESPONDE CON SU MUJER DE ESTE NIÑO. La paternidad se refiere al nombramiento. Habiendo tenido lugar el parto cualquier mamífero puede ver la luz, pero un ser humano sólo puede nacer sujeto representado por un significante. Marcado por este nombre el sujeto es inscrito en un linaje, en una serie de apellidos y nombres. Introducido por otros, nombrado por otros. Lo más impropio que tenemos es precisamente nuestro nombre. No escogemos la familia.

Si miramos hacia atrás en la historia vemos que en la Edad Media durante mucho tiempo se designó a las personas por el nombre dado en el bautismo, al que se añadía el nombre del padre, por ejemplo: Juan hijo de Pedro, Con el feudalismo y las Cruzadas ya aparece el apellido. Y es a partir de la Revolución francesa cuando se instituye la inscripción en el registro civil.

Es la madre la que permite el acceso al padre. El padre tiene que estar en el discurso de la madre. EL PADRE ES DADO AL NIÑO POR LA MADRE EN LA MEDIDA COMO AQUEL QUE CUENTA PARA ELLA, AQUEL A QUIEN ELLA AMA Y DESEA. Si para el madre no existe el padre, para el niño tampoco.

En la relación del niño con la madre, el padre interviene como tercer elemento que rompe una relación imaginaria sin salida. EN LA FAMILIA, EL NIÑO TIENE QUE PASAR DE UNA SITUACIÓN DUAL PARA INTRODUCIRSE EN OTRO ORDEN – ESTRUCTURAR EL EDIPO- LO CUAL SÓLO PUEDE HACERSE EN EL ORDEN DEL LENGUAJE. La función del Padre es la que introduce este orden. Así el niño podrá subjetivar su deseo. El Edipo consiste en la superación de la relación de alienación radical entre el niño y la madre y con ello el acceso al mundo simbólico cuya función es introducir el orden del deseo y garantía del mismo. Freud plantea que el lugar que ocupan los padres en la infancia del sujeto no se trata de sus cualidades manifiestas ( inteligencia, color del pelo, altura, nivel socioeconómico…) sino aquello que a ellos les ha marcado en su historia que es lo que van a transmitir y lo que va a obstaculizar en mayor o en menor medida el poder ocupar los lugares paternos y ejercer dicha función.

 

El niño consigue su entrada en el orden simbólico – constituido por el lenguaje, que funda la humanidad como tal , por el complejo de Edipo.

Ese hijo no es el producto de sus encuentros sexuales entre la pareja. Aquí se hace más patente la disyunción entre sexualidad y reproducción.

Deseo que no sea anónimo: referencia a Spitz aunque no todos los niños institucionalizados….

SCHILLER: No es la carne y la sangre sino el corazón lo que nos hace padres e hijos.

Deseo que no sea anónimo. ( Las normas de la Casa Sidra. Un niño que puede crecer e identificarse porque alguien de la institución se coloca en un cierto lugar paterno: el médico ).

La adopción es una forma de paternidad cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Hay padres que viven una sola de las opciones: biológica o adoptiva, pero hay otros que han tenido la experiencia de ambas.

La adopción plantea de nuevo la pregunta original sobre el deseo de tener un hijo para los dos sujetos.

 

¿ Qué es un hijo ? Un hijo es el producto de la relación sexual, resto del encuentro sexual entre un hombre y una mujer.

Aspectos semejantes: Nacemos prematuros. Lo que Lacan llamó la prematuración del sujeto humano. POR ESTE HECHO TODO NIÑO QUE VIENE AL MUNDO DEBER SER “ ADOPTADO “ POR UNA FAMILIA RESTRINGIDA O EXTENSA, UNA COMUNIDAD, SOCIAL, LEGAL ( se incorpora –es incorporado a una familia, una comunidad , se inserta-es insertado…….). El sujeto hablante no puede sobrevivir sino se produce esta adopción. Para obtener la condición de hijo, no basta la dimensión biológica de ser engendrado y nacer. Se requiere la dimensión del deseo del hijo y la inscripción, la pertenencia a un grupo familiar, social. Por otro lado, SER PADRE O MADRE NO SE REDUCE A UNA SIMPLE VARIABLE BIOLÓGICA, SINO QUE IMPLICA UN RECONOCIMIENTO SIMBÓLICO QUE ES UNA PERTENENCIA A UN LINAJE, UNA FILIACIÓN CON LOS LAZOS AFECTIVOS, LOS DESEOS Y LOS IDEALES, LOS DEBERES , LOS DERECHOS Y LAS PROHIBICIONES.

Desde la familia, desde los padres se trata de la transmisión un deseo que no sea anónimo. En el nacimiento de un niño se reacomodan las relaciones de los nuevos padres con la generación que les precede. DAR EL APELLIDO ES UN DON. YO TE NOMBRO EN RELACIÓN A MI DESEO.

La filiación: para el niño la filiación es una clave portadora de transmisiones.  Por ello es preciso una presencia estable para asegurar tanto los cuidados físicos, como la educación y las identificaciones.

En todas las civilizaciones la filiación ( ser madre, padre, hijo ) es origen de profundas angustias.

Hay una dimensión social por un lado y de deseo por otro en lo relativo a la filiación. A UN NIÑO SE LE PUEDE INSCRIBIR EN EL REGISTRO Y EN CAMBIO NO HABER “ REGISTRADO”  SU LUGAR SIMBÓLICO DE HIJO. En nuestra sociedad se han ampliado las técnicas y por ellos se ha ampliado el campo de la filiación. ( Métodos de fecundación fuera de todo erotismo, la fecundación in vitro, la inseminación artificial, extracción de ovocitos o de embriones, transferencias, congelamientos …)Tradicionalmente han sido fundamentalmente dos: la que venía por vía de sangre – de todas formas recordemos que los apellidos aparecen en la Edad Media , pero sabemos que ya la adopción estaba regulada en el Derecho Romano.

Filiación: procedencia de los hijos respecto de los padres. Dependencia de una cosa con respecto de la otra. Señas personales.

 

Afiliar: asociar una persona a otras, que forman corporación. Sinónimos : admitir, acoger.

Acoger. Recibir, admitir. Dar refugio.

Adoptar es recibir como hijo al que no lo es naturalmente ( biológicamente-por obra de la naturaleza ). Vemos que el sentido deja de lado lo natural. En la adopción está excluido necesariamente y TANTO FILIAR COMO ADOPTAR APUNTAN AL HECHO DE INSCRIBIR, DE RECIBIR Y DE ACOGER UNA PERSONA DENTRO DE UN GRUPO O ASOCIACIÓN QUE LE PRECEDE, PREVIO ACUERDO, PREVIA REFLEXIÓN, Y CON LA ASUNCIÓN POR PARTE DEL ACOGIDO DE LOS IDEALES DEL GRUPO QUE LO ACOGE, Y A LOS QUE ÉL SE HA DE IDENTIFICAR. EN AMBOS CASOS SE TRATA DE ACTOS SIMBÓLICOS. De este modo, realizar la filiación de un hijo, sea biológico o adoptado, es elegir darle un nombre, inscribirlo en un linaje en el que el niño se ha de reconocer, y en fin, adoptarlo en el deseo de unos padres. Si no hay esta elección, no habrá filiación aunque haya un niño o niña que ha nacido del encuentro sexual entre un hombre y una mujer.

La idea de adopción, que es tan antigua como la humanidad, y la posibilidad de adoptar un hijo, descansa en un cierto corte, una cierta ruptura y también una cierta pérdida que el ser humano sufren, respecto de este proceso supuestamente “ natural” que es el proceso reproductivo. En el mundo animal hay machos y hembras, pero no hay padres ni madres, no hay familias porque no hay filiación. No hay lenguaje. En el reino animal se produce una acoplamiento y una crianza de los cachorros – lo que se llama el instinto de procreación ,el instinto de reproducción de la especie. Esto es lo que el sujeto humano pierde por el hecho de ser humano. Tenemos innumerables hechos que dan cuenta de esto.

La desconexión entre coito y filiación es fuente de grandes paradojas para el sujeto.

Todo sujeto se interroga por sus orígenes porque quiere saber qué deseo le ha constituido.

¿ Qué significa adoptar ?.Del lat. Adoptare. Recibir como hijo al que no lo es, conforme a los requisitos que establecen las leyes. Recibir o admitir alguna opinión o doctrina, aprobándola o siguiéndola.

Adoptivo: Dícese de la persona o cosa que uno elige , para tenerla por lo que realmente no es con respecto a él o ella. Hermano adoptivo. Del lat. Adoptivus. Dícese de la persona adoptada o de la que adopta. Adopción: Del lat. Adoptio, adoptionis. Acción y efecto de adoptar. Acto legal por el cual se recibe como hijo al que no lo es por naturaleza. La adoptio, ejercida por los emperadores se convirtió en un sistema normal de sucesión del imperio. En del Derecho romano tenemos que era un acto legal mediante el cual un ciudadano romano, gozando de plenos derechos o estando legalmente subordinado a otro, entraba en la familia de otro ciudadano, y quedaba bajo su patria potestas.

La ADOPCIÓN es un FORMA DE FILIACIÓN . LA ADOPCIÓN ES UNA FILIACIÓN VOLUNTARIA, las referencias estables son dadas al niño quien se acoge a través de un apellido, de un padre, de una madre. Pero como ya hemos apuntado no basta otorgar un apellido, es necesaria la dimensión del deseo. Deseo de un hijo.

La filiación no tiene nada de natural, da cuenta de lo simbólico, y este postulado permite pensar la adopción, como un modo particular de filiación. Modo diferente de gozar la paternidad, pero igual de válido que la paternidad biológica, ya que lo que lo determina es el deseo: sea un deseo de procrear o deseo de adoptar, se trata de deseo de tener un hijo.

 

¿QUÉ ES LA FILIACIÓN ? Lazo de parentesco que une un niño con sus padres cualquiera sea su naturaleza, sabemos entonces que no se asienta en lo biológico. SON LOS HIJOS LOS QUE HACEN LOS PADRES. Una pareja sin hijos es una pareja.

La filiación no tiene nada de natural, da cuenta de lo simbólico, y este postulado permite pensar la adopción, como un modo particular de filiación. Modo diferente de gozar la paternidad, pero igual de válido que la paternidad biológica, ya que lo que lo determina es el deseo: sea un deseo de procrear o deseo de adoptar, se trata de deseo de tener un hijo. Es importante añadir aquí que los sentimientos son anteriores a una legalización social.

Constatar cómo cada uno de los solicitantes se siente concernido en su elección. Sentirse concernidos es poder hacerse cargo de aquello que reenvía a sus orígenes, a la relación con sus propios padres, a la sexualidad y la herida que significa no haber concebido evitando que dicha imposibilidad se convierta en un estigma. Se trataría de  verificar cómo cada uno inscribe los significantes de su propia existencia ya que todos los sujetos, independientemente de la manera que han llegado al mundo son adoptados de un deseo que los ha hecho vivir y ser hijos. Permitir a cada uno hacerse cargo de su propia elección.

– Cómo acuden los padres a ese primer encuentro a esa primera entrevista con los psicólogos del TIP – AI : Somos un trámite más. En algunos casos vienen con la sensación de que van a ser examinados, juzgados – lo que en muchos casos provoca angustia. En otros casos pueden pensar que somos un obstáculo más a pasar. En ocasiones, llegan a la defensiva.

– Ir a buscarles a otro lugar, no vienen. Aunque es curioso que en algunos discursos se dice: hemos ido o vamos a por el niño ( hablo de los hijos por vía biológica ). Estar un tiempo en otro país. Vamos a ir antes para conocerlo. Estamos leyendo sobre su historia, costumbres para conocer el país donde ha nacido nuestro hijo….

– Por qué ellos tienen que pasar por tantos trámites y profesionales cuando los padres biológicos, no. “No hay derecho que haya tantos niños pasándolo mal y que haya que esperar tanto tiempo y tener que hacer tantos papeles”. Pero sobre todo la espera. Y aquí voy a introducir lo que un padre denomina zonas muertas:” Esas en las que el contacto con la persona a la que estás esperando se rompe en mil pedazos. Este tiempo empieza cuando ya se han entregado todos los papeles y van pasando los meses piensan que ya podrían estar con su hijo y eso es doloroso. A veces ese tiempo puede convertirse en insoportable. Aquellos que cuentan con aliados que den alguna información, esto sirve para aliviar la espera, pero no en todos los casos esto es posible.  También hay padres que viven momentos difíciles cuando la les ha sido asignado el niño o la niña, el tiempo se les hace muy lento. Pero en padres con un claro deseo decidido también se supera.. Dice un padre adoptivo “ Mi mujer y yo nos conjuramos para que nadie pudiera matar nuestro ánimo, rebajar nuestra ilusión o ahogar nuestra esperanza “. Nosotros ya sólo podíamos esperar “. Diferencia entre el tiempo subjetivo y el tiempo legal.

– La paternidad no es algo biológico. “ No es necesario el concurso de la sangre para querer con tanta pasión “, dicho de un padre que adoptó hace varios años. Este padre habla de quién realmente han sido adoptados han sido ellos. Y realmente creo que la adopción es una cuestión tanto de los padres como de los hijos. “Hijos del amor “, dice otro padre .

 

– Derecho / deseo :  Padres que se creen con el derecho y el derecho es del niño.

– Cómo van imaginarizando su físico ( cómo tendrá el pelo, como serán sus ojos….) Esto es un proceso similar al que sucede en el caso del hijo biológico, en la mayoría de los casos es que ya está crecidito. A veces unas fotos marcan una primera esperanza de que aquella persona no está sólo en su imaginación.

-Experimentar la paternidad : Continuidad familiar, dar y recibir, transmitir unos valores y experiencias…Muchos dicen que las experiencias vividas con sobrinos, hijos de amigos y las experiencias que sus padres les han transmitido les van a servir de apoyo.

-Más adelante van diciendo algunas preguntas que me lanzan: cuándo y cómo decirle qué es adoptado. Son los padres los que dan importancia a esta cuestión. Quizás hay una pregunta que podría enunciarse así ¿ pesa sobre estos niños su pasado ?. Los expertos siempre han aconsejado decir a los niños de donde proceden. Para un niño el no haber recibido de sus padres adoptivos esas palabras sobre su origen cobran el mismo peso que otros “ secretos familiares “ que precisamente por no ser dichos cobran un peso especial. Voy a mencionar un caso: Se trata de una adopción realizada por una pareja tiempo después de haber perdido una hija de 13 años. Esta niña vivía con la abuela materna hasta que ella no pudo hacerse cargo de ella. La madre biológica había muerto. La niña es adoptada con dos años y medio. A esta niña se la cambia el nombre y la madre conserva los papeles originales de la niña guardados, pero no recuerda el nombre original de la niña. A esta niña se le informa de su adopción muy temprano, pero sin detalle alguno que tenía un nombre, que había una abuela, que nació en otro país. El padre muere unos pocos años y esta madre se queda a cargo de la niña, en duelo y no tan joven. En las primeras entrevistas se detecta un duelo no resuelto por parte de la madre. Y una púber insatisfecha .Esta niña tuvo problemas de aprendizaje , incluso cursó dos años en un colegio especializado. Se le recomienda que pase a una educación ordinaria. Niña con 12 años. Precisamente, a esta niña no le gusta su nombre, quieren que la llamen de otra manera. Este es un ejemplo de lo que no se debe hacer – ocultar situaciones, hechos que les conciernen, pues como vemos en este ejemplo , la ocultación no ha dejado de producir sus efectos. El inconsciente como discurso del Otro, se pone siempre de manifiesto. No estamos hablando de dar cuenta de por qué sus genitores no lo filiaron, no se responsabilizaron de él. Pueden imaginar pero nada más .  No se trata de que el niño adoptado necesite la verdad toda. No se trata de que los padres sepan la verdad toda de su origen, sino de hechos que tienen que ver con la familia que le acoge.

 

-Miedos y temores más comunes: Los padres adoptivos expresan de manera manifiesta el temor a que no se adapte, que no se puedan entender por el idioma, el encuentro. Hay presente cierta incertidumbre de cómo irán las cosas, pero esto no es algo que se produzca en un proceso de adopción sino que siempre hay una parte impredecible en todo proceso que atañe a seres humanos. Con eso hay que contar. Evidentemente nadie lo sabe – cómo va a ser el encuentro, tampoco cómo los padres van a sentirse en el encuentro con él o ella. En el devenir de todo sujeto siempre hay una parte impredecible. En el caso de todo niño su punto de partida se refiere a un pasado que le precedió a su llegada al mundo, en el cual deberá encontrar un lugar, un deseo a partir del deseo de esa mujer y de esa pareja que clama su anhelo, su necesidad de ocupar la posición de madre o de padre en el mapa de sus identificaciones. En el caso que nos ocupa depende del sentido que para esa pareja tenga el haber elegido la vida de la adopción. Son los padres los que tienen que tener en cuenta muchas cosas a partir de que llega el momento tan esperado. Un padre adoptivo dice que , lo bueno viene después. A veces se idealiza este momento. Su hija se puso a llorar y él dice que es lo menos que se puede hacer cuando unos desconocidos llegan y te ponen la vida patas arriba. Hay que darle tiempo al niño porque en general los padres quieren que los hijos los acepten nada más verles y que les den muestras de cariño cuando el vínculo aún no está hecho. Un padre ha escrito que si la adaptación de su hija no hubiera sido buena, lo más inmediato es que le hubiesen echado la culpa a ella, cuando realmente cada niño tiene su tiempo para adaptarse a unos completos desconocidos que irrumpen en su vida y que a la vez ¡ que son sus padres !. Aquí encontramos una diferencia  respecto a los hijos biológicos que desde su nacimiento están en contacto con ese hombre y esa mujer, escuchando sus voces, recibiendo sus abrazos, sus palabras y su cariño.

Otra de las cuestiones que ponen encima de la mesa es cómo lo reciben los/las hermanos /as – La cuestión de la rivalidad Celos de los hermanos. Esto tanto lo he escuchado en padres biológicos como en padres adoptivos.  En padres con hijos adoptivos en proceso de una segunda adopción.

Otro de los temas que hablan es sobre su infancia. En ocasiones idealizan su propia infancia.

Los padres hablan de su propia infancia – tanto en el caso de los hijos adoptivos como de los biológicos – y ello es lógico pues los padres recuperan algo de su infancia a través de sus hijos. Se identifican con los hijos. Hay que señalar que cuando hay problemas los padres no pueden identificarse con esos/as niños/as. . Hay una identificación doble: de los hijos hacia los padres y aquello que les transmiten y de los padres hacia los hijos ( esto independientemente de la forma por la que se llega a la paternidad ). Los padres, las madres transmiten sus propios complejos ( esperan del de la  hijo/a lo que ellos no pudieran hacer o ser ). Mi hija es muy miedosa. Yo, de pequeño, decía un padre también era miedoso, me asustaban…….

-También hablan de una infancia ideal o de una idealización de su infancia cuestión que lógico que aparezca aunque no tenga ni porque aparecer siempre, pero también depende del grado de idealización, a veces puede ser un obstáculo. En general la infancia de la que suelen hablar es de infancias felices, donde lo que no se recuerda es lo cuesta crecer, las sucesivas adaptaciones, las separaciones y duelos, las crisis del crecimiento. En ocasiones hablan de ambas cosas. En un caso negativo una de las cuestiones era la idealización con mayúsculas con que uno de los miembros de la pareja obviaba, rechazaba claramente otra de las vertientes de la infancia.

– Cuánto más urgente es la “ necesidad de niño”, la demanda de los adoptantes se sitúa en un no-quere-saber- sobre el rasgo diferencial del niño adoptado ( no adoptar a cualquier precio. Caso de los que buscaban un niño en una cultura muy diferente de la propia: fenómeno de extrañamiento que posibilitó un giro en la solicitud hacia otro país ).

-Elegir la adopción es un salto en la familia. Tiempo de filiación adoptiva : un cierto formazamiento en incluirle en la línea de las generaciones. En la mayoría de los casos feliezmente el niño adoptado consigue a través del deseo de sus padres adoptivos, hacerse un lugar en el mundo, constituirse como sujeto, inscribirse en una estirpe, donde él sea hijo de unos padres, que a su vez son hijos de unos abuelos: ser alguien en una línea generacional.

 

– Cambio operados en los niños: En un caso de segunda adopción del cual no había realizado el primer informe , decía la madre que creía que le habían dado un niño con patología cerebral: mirada perdida, no reaccionaba en un primer momento a las palabras, a los abrazos…incluso algunos de estos casos han llegado a los Equipos específicos de atención temprana, niños a los que se les suponía un trastornos generalizado del desarrollo o incluso un autismo en cambio en poco tiempo han ido acercámdose a estar casi al nivel de madurez correspondiente a su edad cronológica. Cómo interpretar esto ? Claramente son niños que han tenido un lugar, pero que ese lugar hay que sostenerlo con una presencia, con un deseo esté encarnado. Por ello progresan. Son niños que se han replegado sobre sí mismos cuando esa presencia con la que contaban para seguir creciendo y desarrollándose desapareció de sus vidas. Es decir se necesita que alguien encarne la función de padres. Recordemos las descripciones de los niños con el llamado hospitalismo. Deseo que no sea anónimo.

– Si ya tienen hijos adoptivos es cierto que son otros ( vecinos, amigos ) los que les recuerdan la vía por la que han llegado su hijo : Que le tenemos muy mimado por ser adoptado. Esto referían unos padres en un proceso de segunda adopción.

( Diferencias: no nacer como resto de un encuentro sexual entre los padres.El cuerpo propio de cada uno de los miembros de la pareja queda fuera. Lo que no entra en juego en la cuestión de la paternidad porvía adoptiva es el cuerpo. Ese hijo no es el resto del encuentro sexual entre un hombre y una mujer. Esto que es un hecho va a estar marcado por la historia de cada uno y la historia de la pareja ). Aquí se hace más patente la disyunción entre sexualidad y reproducción ).

– No estar desde un principio y por lo tanto el vínculo no está hecho. Pues no se conocen ni han compartido nada hasta el momento. Un cierto forzamiento para incluirles en la cadena generacional ).

 

 

 

Clínica :

 

Rivalizar con la mujer genitora. Me refiero en concreto a dos casos. En uno de ellos, se trataba de una niña de 6 años. La niña vivió algún tiempo con la madre biológica para pasar a ser criada por la abuela materna hasta que ella no pudo hacerse cargo y entonces fue entregada a la institución. La madre adoptiva se asombraba que la niña mencionara a su madre y que en ocasiones hubiese dicho que quería verla y estar con ella. Sin tomar en cuenta de que para que ellos puedan adoptar a esa niña como hija suya ha habido una pareja de cuyo acto sexual ha nacido, que por las razones que sean no eligió filiarlo, y hay otra pareja u otra persona que sí elige filiarlo con su apellido, adoptarlo, nombrarlo y desearlo como hijo, sin que su relación sexual haya intervenido en este proceso.

En el otro caso, se trataba de una púber que había vivido con los padres genitores hasta los 6 años. Edad en que se hace cargo de ella el Estado. Ella hablaba de su madre, se encontraba decaída cuando no acudía a las visitas…  En este segundo caso no había una rivalidad tan clara y fuerte como en el primero, pero sí algo de este orden. Cómo podría ser que echaran de menos a alguien que no había cuidado de ella.

 

 

– Es tan difícil asimilar que a uno le ha dejado plantado el Otro o abandonado, tirado que que pese a que la realidad es tan evidente se aferran desesperadamente a mil y una justificación.

– Prejuicios y la ignorancia juegan un papel para sostener y mantener determinados fantasmas: si es hereditaria la deliencuencia, la toxicomanía, el alcoholismo. En cualquier intervención no aliarse con el empuje a olvidfar, a “ borrar “ el pasado y con ello esas pertenencias simbólicas con las que el niño o niña adoptados fueron atados a la vida.

– No hay un deseo puro respecto a la paternidad. Está en juego la propia historia de cada uno, con sus fantasías concientes e incoscientes con una historia con sus zonas claras y oscuras.

– Padres sin adjetivos igual que hijos sin adjetivos ( me contaba el otro día Antonio yo fuí adoptado ).

– En todo proceso de adopción se da una ruptura y una adaptación a una nueva situación. Tiene que haber un período de adaptación a un nuevo lugar, nuevas personas y la construcción de unos lazos afectivos.

 

Conclusiones :

 

No hay garantías de que la cosa vaya a funcionar. Es una apuesta donde el deseo tiene que estar en juego, si no no funcionará.

No existe una clínica particular del niño adoptado, ni tampoco una patología característica, la novela familia se contruye de forma particular. La novela familiar es el deseo de otros padres más dignos, de imagos parentales diferentes. Deseo de lo que representaron los padres felices e idealizados de los primeros años: en sentido estricto sería el rechazo de la desaparición de ese tiempo feliz. Por un lado el niños adoptado es víctima, pero también privilegiado. Pues normalmente pasa de un país pobre, en guerra del cual se compodecen los buenos amos.

Las preguntas realizadas por el niño y adolescente apuntan a aquello que puede responder a saber el deseo que lo haceh nacer de sus progenitores y el deseo de sus padres adoptivos que lo han hecho su hijo. Será ésta la cuestión espinosa ¿ cómo hablarle de estas parejas, cómo nombrarlas ? Es el propio sujeto quien fabricará sus propias respuestas. Será la particularidad de su novela familiar con lo que tendrá que arreglarselas: dos padres, dos madres, ser abandonado por un lado, ser – a veces- demasiado deseado, por otro.

– La paternidad es un reto y tiene sus riesgos.

– En la educación de los hijos adoptados no hay nada distinto a la educación de los hijos biológicos – muchos expertos en el campo de la clínica infantil como Francoise Doltó así lo afirman.

– Niños y adolescentes que pasan por los mismos momentos en su crecimiento, pero estos momentos los vivirán de la forma en que sus historias previas les han marcado.

 

– Los padres deben asumir la referencia a los orígenes del niño con el agradecimiento por la madre gestante que trajo al mundo al niño que sus padres han tenido la suerte de poder adoptar. Cuando los padres ocultan al niño su adopción o hablan con acritud de sus madre o padres biológicos, es que no quieren decirle lo que piensan que a ellos les hubiera hecho daño. Pero no son ellos, ni sus hijos están en las mismas condiciones. Es más el no decirlo tiene sus efectos. Esta alteridad es la que debe estar presente para que la filiación simbólica y, en consecuencia, la seguridad exsitencial del niño se haga más fuerte.

– La llegada de un niño al hogar, sea por la vía que sea supone una ttransformacion en ese hogar, en la vida de esa pareja que ya entonces va a tomar otro estaturo: el de pàdres.

– La adopción no es más compleja que la llegada y acogida de un hijo biológico. Topdo depende de esa pareja.  De cómo cada miembro haya vivido su infancia y haya resuelto su propio Edipo, es decir si han alcanzado o no su estatuto de adulto p.ej. si el niño viene en el lugar de la relación con ese padre o madre fallecido/a, cuya muerte rechazan inconscientemente- duelo no elaborado- porque no pueden renunciar a su estaturo de relación parental infantil con él o ella. Es decir no pueden salir de su estatuto de hijo o hija a pesar de que imaginariamente así lo parece.

– Adoptado o no el niño expresará cn su comportamiento, con sus síntomas la verdad del discurso parental sean sus padres biológicos o adoptivos.

– Los apdres adoptivos no tienen que reparar el daño causado por otros con la no asunción de su paternidad.  No son reparadores del poisble mal que otros hicieron sino que su función es permitir que el niño haga su propia historia, que su historia sea llevadera. historia.

– Siempre hay una diferencia entre lo que se espera y lo que acontece. Cuánto mayor sea la brecha entre ambos será más compleja la situación. Pero siempre depende de cómo cada pareja o persona que va a cumplir la función paterna haga con esa diferencia.

– En relación a otros hijos no hay que pedirles permiso para tener otro hijo Sí comunicarles su decisión de tener otro hijo. El deseo es de ellos. Es importante porque ellos también tienen que ir elaborando y asimilando la llegada del nuevo miembro.

– La adopción supone una adaptación por ambas partes: los padres y el niño.

– Parta adoptar sólo hace falta querer adoptar, decía un padre.

– No es lo mismo un niño que llega antes de los tres años sin un lenguaje adquirido que cuando tiene más años: tiene más cosas, más experiencias, más vivencias, llega con la base de su personalidad constituida por lo que su proceso de adaptación va a ser distinto.

– En algunos casos los padres cuando un niño tiene dificultades, es rebelde, tiene problemas de aprendizaje piensan que lo es porque es adoptado. Son los padres mismos los que en su discurso conectan el problema en sus hijos: es así porque es adoptado ( colocar la causa fuera de ellos.. ¿ no es suena a echar balones fuera en otros casos en que su hijo no es que sea así es que son las amistades…).

 

Trauma: aqieññp qie sea tal para el sujeto. No se trata de hechos de la realidad, sino de cómo el niño puede o no elaborarlos. A veces los adultos pensamos aque unos determinados hechos son traumáticos porque pensamos que lo hubiesen sido para nosotros si hubiesemos estado en esa situación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Freud nos habla de un cierto mito “ novela familiar”, que es común a todos, se recuerde o no, y es aquella por la cual, cuando los apdres dejan de ser los ideales, los más ricos y los más guapos como lo fueron durante la primera infancia, el niño necesita imaginar que no son estos sus verdaderos padres, sino otros, mejores y más encuimbrados , que algún día volverá a encontrar. Desde Moisés a cualquier héroe moderno como Superman pasando por Edipo,se puede dar cuenta de este mito.

¿ Qué busca el sujeto con este desdoblamiento de las figuraspaternas ? Por un lado recuperar aquella parte idealizada y perdida de sus únicos padres y por otro, negar lo que Freud llama la “ escena primaria “, es decir el coito entre sus padres, ya que el niño cree durante bastante tiempo qeu solo hubo un acto sexual entre ellos, que es el que le hizo nacer. Aquí aparece ese corte entre acto sexual y filiación, que el niño en este momento afirma y radicaliza: ellos no han hecho el amor. Y es que negando la escena pariaria, consigue negar la diferencia de los sexos, y con ello la castración y la muerte propia, de lo que el sujeto nada quiere saber. Hay una paradoja pues una parte del sujeto, necesita intentar restaurar esa ligazón instintiva perdida entre coito y filiación, hacer como que el instinto sexual existiera como instinto de reproducción en el ser humano. Inventarse algo contrario a lo anterior “ el mito de la sangre”, el mito de la relación sexual natural. Retorno a ese proceso “ natural “ perdido, es decir la relación sexual ligada a la reproducción.

En el caso del niño adoptado ¿ qué pasa ? Pues que como todos los demás, el se interroga por su origen, por la falta de deseos de unos, por el deseo de los otros. Y como todos construye su novela familiar con sus padres desdoblados. Pero ocurre que en su caso los dobles padres, en un cierto sentido, coinciden con la realidad. De verdad él nació de unos padres pobres y, si ya era mauorcitó, soño con los padres ricos. Sólo que estos “ padres ricos “ ima vez vinieron de verdad, se lo llevaron con ellos y lo hicieron su hijo legítimo. ( Mª Inés Rosales ).

El niño adoptado convivirá un tiempo con este desdoblamiento real de los padres, ya que al igual que en el no adoptado se lo tiene que inventar, le sirve a él para poner la escena primaria y la diferencia sexual fuera de su casa.El niño está situado en la negación que hablabamos arriba. Pero para todo niño llega la caída de los ideales; los padres poderosos ya dejan de serlo tanto; y entonces invierte la cuestión y empieza a soñar y a idealizar a aquellos otros padres desconocidos, a los que ahora supone “ verdaderos “, lo que le da la ocasión de restituir el “ mito de la sangre “, lo que le da la ocasión de restituit el “ mito de la sangre “, de la supuesta llamada de un instinto, de la relación “ natural “ entre padres e hijos, cuanto todo le evidencia que si hubo primero abandono y luego adopción , es que lo natural no está allí. Pero él ha pasado de una idealización a otra. Como vemos el sujeto , adoptado o no, tiene que verselas con el dese del Otro confrontado a su propio deseo, con la sexualidad y quello que de ésta no se acaba de inscribir, con las lagunas de saber sobre su propio origen; lagunas que no secubran ni interrogando a los apdres biológicos o investigando en antiguos dossiers, aunque no quiere decir que uno vaya a esas fuentes. Pero habrá de aceptar que, en última instancia, siempre se tratará de un saber incompleto; eso mismo que constituye la aflicción del sujeto.

 

 

 

 

Padres adoptantes: duelo por el hijo biológico: también se les está pidiendo que toleren que hay algo perdido para todos en esa ruptura del continuum entre la relación sexual natural y la filiación de un hijo; y creo que algo de eso podemos transmitirles. Lo que dijo un solicitante: nosotros ya no queremos parir un hiji, pero seguimos deseando tener un hijo “.

Caso Albert Cursor pag. 5

Alberto 9 años, adoptado de bebé. Con nueve años sus padres consultan. Comienza las entrevistas diciendo “ yo no soy nadie “ ” no tengo historia”; la misma época en que le dice a su madre adoptiva “ con la otr sra. estaría mejor “, y se colocaun cartel de “ niño en venta”. La oportuna respuesta de la madre y la entrada en el tratamiento le hacen pasar de la negación a la interrogación por su origen, es decir, por el deseo del Otro que lo colocó en el lugar donde ahora está ¿ por que me habrán abandonado ? ¿ se acordará de mi aquella sra. ? ¿ por qué no he nacido de la tripa de mi madre ?. Para ifnalmente concluir en un tercer tiempo que no todo puede saberse, a la vez que afirma su suerte por haber encontrado su lugar en el Otro “ No sé por qué la otra Sra. Me abandonaría. Suerte que he encontrado estos padres “.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL DECIR DE LOS PADRES EN EL PROCESO DE ADOPCIÓN

 

 

El objetivo de esta presentación es cotejar experiencias, poner en común nuestras reflexiones quizás como punto de partida de nuevas preguntas.Considero que estas reuniones son un primer paso para avanzar en nuestro trabajo, una manera de estar en contacto, de poder hablar de aquellos que nos acontece en nuestro quehacer y una forma de intercambio de aquellos que participamos en la elaboración de los informes.

Agradecimientos: A las compañeras del turno que han aportado sugerencias Beatriz Garavelli y Aurora infante.

Los ejes en los que voy a basar esta intervención provienen de tres fuentes: En primer lugar de las entrevistas con los solicitantes , en segundo lugar de la clínica tanto propia como de otras compañeras y en tercer lugar, del testimonio escrito de padres que han pasado por esa experiencia. Los aspectos teóricos- técnicos desde los que parto están recogidos del psicoanálisis con las aportaciones de Freud, Lacan y experiencias en Francia de otros psicoanalistas.

Aunque se traten de planos distintos hay una cosa que los une y es el decir de los padres que es lo que nos ha convocado hoy aquí.

 

INTRODUCCIÓN :

 

Quiero partir de algunas cuestiones que pareden obvias, pero no por ello voy a dejar de referirme a ellas.

La adopción como modo de filiación para acceder a la paternidad es antigua. La adopción era un procedimiento habitual en Grecia y Roma ya que permitía la continuación de la línea sucesoria de una familia en ausencia de herederos naturales.  Actualmente ha cobrado dimensiones de gran magnitud que se ha convertido en una “ cuestión de Estado “. Paradójicamente, el avance de las nuevas tecnologías aplicadas a la reproducción humana con sus fracasos por un lado y, por otro una mayor concientización en relación a la infancia en situación de riesgo , determina que parejas con hijos biológicos o sin posibilidad de tenerlos por esa vía deseen uno en adopción.

Ya hemos escuchado a Antonio Fernández y él nos ha mostrado que es un tema que prende en el imaginario social y cualquier comentario que salte por los medios de comunicación alulidiendo al tema, enciende reacciones pasionales incontenibles.

¿ Qué es una familia ?¿ Qué es ser padres ?. ¿ Hay diferencias en el decir entre los padres biológicos y los padres adoptivos?.

A la familia no se la elige: mismo punto de partida que del lado biológico.

En nuestra sociedad occidental hemos pasado de la familia extensa a la familia conyugal y a finales del siglo pasado ha aparecido otro nuevo tipo de familia: la familia monoparental. Decía Lacan que cuanto menor el número de miembros más compleja es la estructura .

Para dar cuenta de la estructura de la familia me remitiré a las aportaciones de Freud y Lacan, fundamentalmente.

 

En la familia las instancias culturales dominan a las naturales. Podríamos decir que en la familia las instancias naturales son las culturales. En la familia los vínculos entre sus integrantes se establecen por el lenguaje., los nombres y apellidos dan unas continuidad de generación en generación.

Cuando un niño nace viene a un mundo simbólico,un mundo de palabras. Un mundo organizado por el lenguaje. Aparece en el seno de una familia en un momento histórico determinado por el deseo de los padres. Por ello cada sujeto es particular- como particular es el deseo de los apdres en ese tiempo.

El ser humano nace prematuro. ¿ Qué implicaciones tiene este hecho ? La dependencia total del Otro, de aquellos otros que en un primer momento tienen que responder de él y por él. Una criatura puede desarrollarse físicamente ( engordar, crecer,etc…) y no acceder a la palabra, universo humano por excelencia. Como ejemplo pienso en los famosos casos de hospitalismo: niños criados en orfanatos a los que no les falta el alimento ni la higiene y que , sin embargo, permanecen ajenos a todo cuanto les rodea, no hablan, les cuesta andar, no sonríen, no se comunican con los demás e incluso en los casos más graves mueren. Conocemos por nuestra práctica los casos que han venido de algunos países que incluso han sido confundidos en un principio con niños autistas. Una de estas madres decía que, en un primer momento, pensó que le habían entregado a un niño con una patología cerebral . Y esto por qué? Por que en el ser humano ni el nacimiento ni el crecimiento están garantizados por el alimento ni po el el cuidado de las necesidades básicas. El niño para reconocerse como tal, para reconocerse como humano necesita la palabra del adulto. Necesita que le posibiliten un lugar simbólico en el que venir a instalarse. En psicoanálisis cuando se habla de padres no se hace referencia a los padres biológicos, sino a las personas que cumplen esta función. Por ejemplo la madre, la función materna es la que realiza una persona que en ese lugar va leyendo en el niño e inscribiendo, marcando sus necesidades: tienes hambre, tienes frío, te duele la tripita…. es decir, interpreta los sonidos, movimientos de ese ser como los de un sujeto que pide. Es a partir de la respuesta que reciba de ese Otro materno cuando la cría humana va a poder transformar ese sonido gutural en un grito, en un pedido en una demanda. Esto va a ser posible a través del vínculo de amor que establece con la madre. Si el bebé no recibe una respuesta por la que se le señala un determinado lugar, el niño no va a poder acceder a lo simbólico.Hemos oído muchas veces que los bebés y los niños pequeños no entienden para qué hablarles. Y sabemos que desde muy temprano el ser humano si es bien recibido distingue entre lo familiar y lo extraño, atiende a las voces de sus padres, sonrie al rostro de los mismos…..En los primeros tiempos hay una relación de dependencia absoluta – que Freud recogió muy bien en el Proyecto de una Psicología para neurólogos. Es a través de esa palabra del adulto que lo designa como hijo lo que posibilita que habite ese lugar el niño o niña. Y es a través de la palabra del adultio, de su deseo cómo va a ser posible la integración del sujeto en un sistema lingüístico que ordene para él el mundo- sentido tan caótico para el bebé. A partir de esa dependencia radical el niño se irá separando hasta encontrar su propio camino.  Ello es posible a partir de la función paterna. El padre tiene una función separadora permitiendo que el niño advenga al deseo en un decir propio,un decir

 

diferente de aquellos que le permitieron vivir. Es decir, hay un primero momento de sujección ( alienación a la madre ), es decir al lugar que la madre o su sutituto viene a ocupar, el lugar del Otro, como lugar de la palabra. Para comprender lo que pasa entre la madre y el niño debemos tener presente que ambos están sometidos a la ley del lenguaje, ambos encuentran sus lugares respectivos como sujetos a él. Esto nos remite a la función del padre.El padre es el representante de la ley simbólica. No es el niño sino el padre la razón del deseo de la madre. Y es por efecto de esta ley que el niño aparece como un sujeto separado de la madre. El ser humano se estructura simbólicamente a través del lenguaje como concebido ( nombrado ) por un padre y una madre y no existiendo sino a partirmde esa relación de la cual es fruto, producto , desecho.

Sin palabras habría machos genitores, pero ninguno podría decirse “ padre “, “madre” o “ hija”. Son nombres que designan lugares en una genealogía, en un linaje. En el mundo animal para fecundar a la hembra el macho no tiene necesidad de hablar, pero para decir “ padre “ es preciso que haya palabras, juego de significantes ( LO SIMBÓLICO). Símbolo quiere decir etimológicamente lo que no está.  La palabra nos permite evocar , representar el objeto: el vocablo viene a ocupar el lugar de la cosa.

La relación del niño con la madre podría prolongarse imaginariamente en una relación dual donde el niño no sería más que una prolongación de ella, fundido, confundio- consituyendo imaginariamente uno con ella.

La función del padre permite separar el niño de la madre. El niño ya no es un objeto de la madre. Simbolizado es el hijo de una pareja creativa, el hijo de un hombre y de una mujer.

El padre al dar su apellido, el de sus antepasados, al declarar al niño se reconoce corresponsabel de él. Corresponsable, que responde con su mujer de este niño. La paternidad se refiere al nombramiento. Habiendo tenido lugar el parto cualquier mamífero puede ver la luz, pero un ser humano sólo puede nacer sujeto representado por un significante. Marcado por este nombre el sujeto es inscrito en un linaje, en una serie de apellidos y nombres. Introducido por otros, nombrado por otros. Lo más impropio que tenemos es precisamente nuestro nombre. No escogemos la familia.

Si miramos hacia atrás en la historia vemos que en la Edad Media durante mucho tiempo se designó a las personas por el nombre dado en el bautismo, al que se añadía el nombre del padre, por ejemplo: Juan hijo de Pedro. Con el feudalismo y las Cruzadas ya aparece el apellido.Pero será a apartir de la Revolución francesa cuando se instituye la inscripción en el registro civil.

Es la madre la que permite el acceso al padre. El padre tiene que estar en el discurso de la madre.El padre es dado al niño por la madre en la medida como aquel que cuenta para ella, aquel a quien ella ama y desea. Si para el madre no existe el padre, para el niño tampoco.

En la relación del niño con la madre, el padre interviene como tercer elemento que rompe una relación imaginaria sin salida. En la familia, el niño tiene que pasar de una situación dual para introducirse en otro orden – estructurar el Edipo- lo cual sólo puede hacese en el orden del lenguaje. La función del Padre es la que introduce este orden. Así el niño podrá subjetivar su deseo. El Edipo consiste en la superación de la relación de alienación radical entre el niño y la madre y con ello el acceso al mundo simbólico cuya función es introducir el orden del deseo y garantía del mismo. Freud plantea que el lugar que ocupan los padres en la infancia del sujeto no se trata de sus cualidades manifiestas ( inteligencia, color del pelo, altura, nivel socioeconómico…) sino aquello que a ellos les ha marcado en su historia que es lo que van a transmitir y lo que va a obstaculizar en mayor o en menor medida el poder ocupar los lugares paternos y ejercer dicha función.

El niño consigue su entrada en el orden simbólico – contituido por el lenguaje, que funda la humanidad como tal , por el complejo de Edipo.

 

ese hijo no es el producto de sus encuentros sexuales entre la pareja. Aquí se hace más patente la disyunción entre sexualidad y reproducción.

Deseo que no sea anónimo: referencia a Spitz aunque no todos los niños institucionalizados….

Schiller: No es la carne y la sangre sino el corazón lo que nos hace padres e hijos.

Deseo que no sea anónimo. ( Las normas de la Casa Sidra. Un niño que puede crecer e identificarse porque alguien de la institución se coloca en un cierto lugar paterno: el médico ).

La adopción es una forma de paternidad cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Hay padres que viven una sola de las opciones: biológica o adoptiva, pero hay otros que han tenido la experiencia de ambas.

La adopción plantea de nuevo la pregunta original sobre el deseo de tener un hijo para los dos sujetos.

 

¿ Qué es un hijo ? Un hijo es el producto de la relación sexual, resto del encuentro sexual entre un hombre y una mujer.

Aspectos semejantes: Nacemos prematuros. Lo que Lacan llamó la prematuración del sujeto humano. Por este hecho todo niño que viene al mundo deber ser “ adoptado “ por una familia restringida o extensa, una comunidad, social, legal.. El sujeto hablante no puede sobrevivir sino se produce esta adopción. Para obtener la condición de hijo, no basta la dimensión biologica de ser engrendado y nacer. Se requiere la dimensión del deseo del hijo y la inscripción, la pertenencia a un grupo familiar, social. Por otro lado, ser padre o madre no se reduce a una simple variable biológica, sino que implica un reconocimiento simbólico que es una pertenencia a un linaje, una filiación con los lazos afectivos, los deseos y los ideales, los deberes , los derechos y las prohibiciones.

Desde la familia, desde los padres se trata de la transmisión un deseo que no sea anónimo. En el nacimiento de un niño se reacomodan las relaciones de los nuevos padres con la generación que les precede.Dar el apellido es un don. Yo te nombro en relación a mi deseo.

La filiación: para el niño la filiación es una clave portadora de transmisiones.  Por ello es preciso una presencia estable para asegurar tanto los cuidados físicos, como la educación y las identificaciones.

En rtodas las civilizaciones la filiación ( ser madre, padre, hijo ) es origen de profundas angustias.

Hay una dimensión social por un lado y de deseo por otro en lo relativo a la filiación. A un niño se le puede inscribir en el registro y en cambio no haber “ registrado”  su lugar simbólico de hijo. En nuestra socidad se han ampliado las técnicas y por ellos se ha ampliado el campo de la filiación. ( Métodos de fecundación fuera de todo erotismo, la fecundación in vitro, la inseminación artificial, extracción de ovocitos o de embriones, transferencias, congelamientos …)Tradicionalmente han sido fundamentalmente dos: la que venía por vía de sangre – de todas formas recordemos que los apellidos aparecen en la Edad Media ,pero sabemos que ya la adopción estaba regulada en el Derecho Romano.

Filiación: procedencia de los hijos respecto de los padres. Dependencia de una cosa con respecto de la otra. Señas personales.

 

Afiliar: asociar una persona a otras, que forman corporación. Sinónimos : admitir, acoger.

Acoger. Recibir, admitir. Dar refugio.

Adoptar es recibir a como hijo al que no lo es naturalmente. Vemos que el sentido deja de lado lo natural. En la adopción está excluido necesariamente y tanto filiar como adoptar apuntan al hecho de inscribir, de recibir y de acoger una persona dentro de un grupo o asociación que le precede, previo acuerdo, previa reflexión, y con la asunción por parte del acogido de los ideales del grupo que lo acoge, y a los que él se ha de identificar. En ambos casos se trata de actos simbólicos. De este modo, realizar la filiación de un hijo, sea biológico o adoptado, es elegir darle un nombre, inscribirlo en un linaje en el que el niño se ha de reconocer, y en fin, adoptarlo en el deseo de unos padres. Si no hay esta elección, no habra filiación aunque haya un niño o niña que ha nacido del encuentro sexual entre un hombre y una mujer.

 

La idea de adopción, que es tan antigua como la humanidad, y la posibilidad de adoptar un hijo, descansa en un cierto corte, una cierta ruptura y también una cierta pérdida que el ser humano sufren,respecto de este proceso supuestamente “ natural” que es el proceso reproductivo. En el mundo animal hay machos y hembras, pero no hay padres ni madres, no hay familias porque no hay filiación. No hay lenguaje.En el reino animal se produce una acoplamiento y una crianza de los cachorros – lo que se llama el insttntode procreación ,el instinto de reproducción de la especie. Esto es lo que el sujeto humano pierde por el hecho de ser humano. Tenemos innumerables hechos que dan cuenta de esto.

La desconexión entre coito y filiación es fuente de grandes paradojas para el sujeto.

Todo sujeto se interroga por sus orígenes porque quiere saber qué deseo le ha constituido.

¿ Qué significa adoptar ?.Del lat. Adoptare. Recibir como hijo al que no lo es, conforme a los requisitos que establecen las leyes. Recibir o admitir alguna opinión o doctrina, aprobándola o siguiéndola.

Adoptivo: Dícese de la persona o cosa que uno elige , para tenerla por lo que realmente no es con respecto a él o ella. Hermano adoptivo. Del lat. Adoptivus. Dícese de la persona adoptada o de la que adopta. Adopción: Del lat. Adoptio, adoptionis. Acción y efecto de adoptar. Acto legal por el cual se recibe como hijo al que no lo es por naturaleza. La adoptio, ejercida por los emperadores se convirtió en un sistema normal de sucesión del imperio. En del Derecho romano tenemos que era un acto legal mediante el cual un ciudadano romano, gozando de plenos derechos o estando legalmente subordinado a otro, entraba en la familia de otro ciudadano, y quedaba bajo su patria potestas.

La adopción es un forma de filiación.La adopción es una filiación voluntaria, las referencias estables son dadas al niño qiue se acoge a través de un apellido,de un padre, de una madre. Pero como ya hemos apuntado no basta otorgar un apellido, es necesaria la dimensión del deseo. Deseo de un hijo.

La filiación no tiene nada de natural, da cuenta de lo simbólico, y este postulado permite pensar la adopción, como un modo particular de filiación. Modo diferente de gozar la paternidad, pero igual de válido que la paternidad biológica, ya que lo que lo determina es el deseo: sea un deseo de procrear o deseo de adoptar, se trata de deseo de tener un hijo.

¿Qué es la filiación ? Lazo de parentesco que une un niño con sus padres cualquiera sea su naturaleza, sabemos entonces que no se asienta en lo biológico. Son los hijos los que hacen los padres. Una pareja sin hijos es una pareja.

La filiación no tiene nada de natural, da cuenta de lo simbólico, y este postulado permite pensar la adopción, como un modo particular de filiación. Modo diferente de gozar la paternidad, pero igual de válido que la paternidad biológica, ya que lo que lo determina es el deseo: sea un deseo de procrear o deseo de adoptar, se trata de deseo de tener un hijo. Es importante añadir aquí que los sentimientos son anteriores a una legalización social.

Constatar cómo cada uno de los solicitantes se siente concernido en su elección. Sentirse concernidos es poder hacerse cargo de aquello que reenvía a sus orígenes, a la relación con sus propios padres, a la sexualidad y la herida que significa no haber concebido evitando que dicha imposibilidad se convierta en un estigma. Se trataría de  verificar cómo cada uno inscribe los significantes de su propia existencia ya que todos los sujetos, independientemente de la manera que han llegado al mundo son adoptados de un deseo que los ha hecho vivir y ser hijos. Permitir a cada uno hacerse cargo de su propia elección.

 

 

 

– Cómo acuden los padres a ese primer encuentro a esa primera entrevista con los psicólogos del TIP – AI : Somos un trámite más. En algunos casos vienen con la sensación de que van a ser examinados, juzgados – lo que en muchos casos provoca angustia. En otros casos pueden pensar que somos un obstáculo más a pasar. En ocasiones llegan a la defensiva.

– Ir a buscarles a otro lugar, no vienen. Aunque es curioso que en algunos discursos se dice: hemos ido o vamos a por el niño ( hablo de los hijos por vía biológica ). Estar un tiempo en otro país. Vamos a ir antes para conocerlo. Estamos leyendo sobre su historia, costumbres para conocer el país donde ha nacido nuestro hijo….

– Por qué ellos tienen que pasar por tantos trámites y profesionales cuando los padres biológicos, no. No hay derecho que haya tantos niños pasándolo mal y que haya que esperar tanto tiempo y tener que hacer tantos papeles Pero sobre todo la espera Y quí voy a introducir lo que un padre denomina zonas muertas:” Esas en las que el contacto con la persona a la que estás pesperando se rompe en mil pedazos. Este tiempo empieza cuando ya se han entregado todos los papeles y van pasando los meses piensan que ya podrían estar con su hijo y eso es doloroso. A veces ese tiempo puede convertirse en insoportable.Aquellos que cuentan con aliados que den alguna información, esto sirve para aliviar la espera, pero no en todos los caos es posible.  También hay padres que viven momentos difíciles cuando la les ha sido adginado el niño o la niña, el tiempo se les hace muy lento. Pero en padres con un claro deseo decidido también se supera.. Dice un padre adoptivo “ Mi mujer y yo nos conjuramos para que nadie pudiera matar nuestro ánimo, rebajar nuestra ilusión o ahogar nuestra esperanza “. Nosotros ya sólo podíamos esperar “. Diferencia entre el tiempo subjetivo y el tiempo legal.

– La paternidad no es algo biológico. “ No es necesario el concurso de la sangre para querer con tanta pasión “, dicho de un padre que adoptó hace varios años. Este padre habla de quién realmente han sido adoptados han sido ellos. Y realmente creo que la adopción es una cuestión tanto de los padres como de los hijos. Hijos del amor, dice un padre .

– Derecho / deseo :  Padres que se creen con el derecho y el derecho es del niño.

– Cómo van imaginarizando su físico ( cómo tendrá el pelo, como serán sus ojos….) Esto es un proceso similar al que sucede en el caso del hijo biológico, en la mayoría de los casos es que ya está crecidito. A veces unas fotos marcan una primera esperanza de que aquella persona no está solo en su imaginación.

-Experimentar la paternidad : Continuidad familiar, dar y recibir, transmitir unos valores y experiencias…Muchos dicen que las experiencias vividas con sobrinos, hijos de amigos y las experiencias que sus padres les han transmitido les van a servir de apoyo.

 

-Más adelante van diciendo algunas cosas como éstas: cuándo y cómo decirle qué es adoptado. Son los padres los que dan importancia a esta cuestión.Quizás hay una pregunta que podría enunciarse así ¿ pesa sobre estos niños su pasado ?. Los expertos siempre han acosejado decir a los niños de donde proceden. Para un niño el no haber recibido de sus padres adoptivos esas palabras sobre su origen cobran el mismo peso que otros “ secretos familiares “ que precisamente por no ser dichos cobran un peso especial. Caso de las jornadas.Se trata de una una adopción realizada por una pareja tiempo después de ahber perdido una hija de 13 años. Esta niña vivía con la abuela materna hasta que ella no pudo hacerse cargo de ella. La madre había muerto. La niña es adoptada con dos años y medio. A esta niña se la cambia el nombre y la madre conserva los papeles originales de la niña guardados, pero no recuerda el nombre original de la niña. A esta niña se le informa de su adopción muy temprano, pero sin detalle alguno que tenía un nombre, que había una abuela, que nació en otro país. El padre muere unos pocos años y esta madre se queda a cargo de la niña, en duelo y no tan joven. En las primeras entrevistas se detecta un duelo no resuelto por parte de la madre. Y una púber insatisfecha .Esta niña tuvo problemas de aprendizaje ,incluso cursó dos años en un colegio especializado. Se le recomienda que pase a una educación ordinaria. Niña con 12 años. A esta niña no le gusta su nombre, quieren que la llamen de otra manera. Este este es un ejemplo de lo que no se debe hacer por el bien de la niña, pues no ha dejado de producir sus efectos.

El inconsciente como discurso del Otro, se pone siempre de manifiesto.

Para que el niño pueda fabricarse su propia novela familiar, es necesario que se encuentre con algo que no sabe sobre el deseo del Otro.Es necesario que descubra que en el Optro falta una respuesta para sus enigmas, ante las preguntas el Otro no está, no responde. ( Nadie puede dar cuenta de por qué esos genitores no lo filiaron, no se responsabilizaron de él. Pueden imaginarizar, pero nada más ).  No se trata de que el niño adoptado necesite la verdad toda. No se trata de que los padres sepan la verdad toda de su origen.

-Miedos y temores más comunes: que no se adapte, que no se puedan entender por el idioma. El encuentro. Hay presente cierta incertidumbre de címo irán las cosas, pero es que siempre hay una parte impredecible en todo proceso que atañe a seres humanos. Con eso hay que contar.Evidentemente nadie lo sabe. En el devenir de todo sujeto siempre hay una parte impredecible.En el caso de todo niño su punto de partida se refiere a un pasado que le precedió a su llegada al mjndo, en el cual deberá encontrar un lugar, un deseo a partir del deseo de de esa mujer y de esa pareja que clama su anhelo, su necesidad de ocupar la posición de madre o de padre en el mapa de sus identificaciones. En el caso que nos ocupa depende del sentido que para esa pareja tenga el haber elegido la vida de la adopción. Son los padres los que tienen que tener en cuenta muchas cosas a partir de que llegael momento tan esperado. Un padre adoptivo dice que , lo bueno viene después. A veces se idealiza este momento. Su hija se pudo a llorar y él dice que es lo menos que se puede hacer cuando unos desconocidos llegan y te ponen la vida patas arriba. Hay que darle tiempo al niño porque en general los padres quieren que los hijos los acepten nada mas verles y que les den muestras de cariño cuando el vínculo aún no está hecho. Un padre ha escrito que si la adaptación de su hija no hubiera sido bueno, lo más inmediato es que le hubiesen echado la culpa a ella cuando realmente cada niño tiene su tiempo para adaptarse a unos completos desconocidos que irrumpen en su vida y ¿ que son sus padres !. Punto de diferencia este con los hijos biológicos que desde su nacimiento están en contacto con ese hombre y esa mujer, escuchando sus voces, recibiendo sus abrazos, sus palabras y su cariño.Cómo lo reciben ( Madre cuando mi hija llegó, nació se me hundió el mundo. De qué manera vive alguien un hecho es el sentido que tiene no el que le dan observadores externos. ).

– Celos de los hermanos. Esto tanto lo he escuchado en padres biológicos como en padres adoptivos. En padres con hijos adoptivos en proceso de una segunda adopción.

 

– Hablan de su infancia. En ocasiones idealizan su propia infancia. Mi hija es muy miedosa. Yo, de pequeño, decía un padre también era miedoso, me asustaban…….

Los padres hablan de su propia infancia ( tanto en el caso de los hijos adoptivos como de los biológicos ) y ello es lógico pues los padres recuperan algo de su infancia a través de sus hijos. Se identifican con los hijos. ( Cuando hay problemas los padres no pueden identificarse con esos niños. ). Hay una identificación doble: de los hijos hacia los padres y aquello que les transmiten y de los padres hacia los hijos ( esto independientemente de la forma por la que se llega a la paternidad ). Los padres transmiten sus propios complejos ( esperan del hijo lo que ellos no pudiern hacer o ser ).

-También hablan de una infancia ideal o de una idealización de su infancia cuestión que lógico que aparezca aunque no tenga ni porque aparecer siempre, pero también depende del grado de idealización a veces puede ser un obstáculo. En general la infancia de la que suelen hablar es de infancias felices, donde lo que no se recuerda es lo cuesta crecer, las suvesivas adaptaciones, las separaciones y duelos, las crisis del crecimiento. En ocasiones hablan de ambas cosas. En un caso negativo una de las cuestiones era la idealización con mayúsculas con que uno de los miembros de la pareja obviaba, rechazaba claramente otra de las vertientes de la infancia.

– Cuánto más urgente es la “ necesidad de niño”, la demanda de los adoptantes se sitúa en un no-quere-saber- sobre el rasgo diferencial del niño adoptado ( no adoptar a cualquier precio. Caso de los que buscaban un niño en una cultura muy diferente de la propia: fenómeno de extrañamiento que posibilitó un giro en la solicitud hacia otro país ).

-Elegir la adopción es un salto en la familia. Tiempo de filiación adoptiva : un cierto formazamiento en incluirle en la línea de las generaciones. En la mayoría de los casos feliezmente el niño adoptado consigue a través del deseo de sus padres adoptivos, hacerse un lugar en el mundo, constituirse como sujeto, inscribirse en una estirpe, donde él sea hijo de unos padres, que a su vez son hijos de unos abuelos: ser alguien en una línea generacional.

– Cambio operados en los niños: En un caso de segunda adopción del cual no había realizado el primer informe , decía la madre que creía que le habían dado un niño con patología cerebral: mirada perdida, no reaccionaba en un primer momento a las palabras, a los abrazos…incluso algunos de estos casos han llegado a los Equipos específicos de atención temprana, niños a los que se les suponía un trastornos generalizado del desarrollo o incluso un autismo en cambio en poco tiempo han ido acercámdose a estar casi al nivel de madurez correspondiente a su edad cronológica. Cómo interpretar esto ? Claramente son niños que han tenido un lugar, pero que ese lugar hay que sostenerlo con una presencia, con un deseo esté encarnado. Por ello progresan. Son niños que se han replegado sobre sí mismos cuando esa presencia con la que contaban para seguir creciendo y desarrollándose desapareció de sus vidas. Es decir se necesita que alguien encarne la función de padres. Recordemos las descripciones de los niños con el llamado hospitalismo. Deseo que no sea anónimo.

– Si ya tienen hijos adoptivos es cierto que son otros ( vecinos, amigos ) los que les recuerdan la vía por la que han llegado su hijo : Que le tenemos muy mimado por ser adoptado. Esto referían unos padres en un proceso de segunda adopción.

 

( Diferencias: no nacer como resto de un encuentro sexual entre los padres.El cuerpo propio de cada uno de los miembros de la pareja queda fuera. Lo que no entra en juego en la cuestión de la paternidad porvía adoptiva es el cuerpo. Ese hijo no es el resto del encuentro sexual entre un hombre y una mujer. Esto que es un hecho va a estar marcado por la historia de cada uno y la historia de la pareja ). Aquí se hace más patente la disyunción entre sexualidad y reproducción ).

– No estar desde un principio y por lo tanto el vínculo no está hecho. Pues no se conocen ni han compartido nada hasta el momento. Un cierto forzamiento para incluirles en la cadena generacional ).

 

 

 

Clínica :

 

Rivalizar con la mujer genitora. Me refiero en concreto a dos casos. En uno de ellos, se trataba de una niña de 6 años. La niña vivió algún tiempo con la madre biológica para pasar a ser criada por la abuela materna hasta que ella no pudo hacerse cargo y entonces fue entregada a la institución. La madre adoptiva se asombraba que la niña mencionara a su madre y que en ocasiones hubiese dicho que quería verla y estar con ella. Sin tomar en cuenta de que para que ellos puedan adoptar a esa niña como hija suya ha habido una pareja de cuyo acto sexual ha nacido, que por las razones que sean no eligió filiarlo, y hay otra pareja u otra persona que sí elige filiarlo con su apellido, adoptarlo, nombrarlo y desearlo como hijo, sin que su relación sexual haya intervenido en este proceso.

En el otro caso, se trataba de una púber que había vivido con los padres genitores hasta los 6 años. Edad en que se hace cargo de ella el Estado. Ella hablaba de su madre, se encontraba decaída cuando no acudía a las visitas…  En este segundo caso no había una rivalidad tan clara y fuerte como en el primero, pero sí algo de este orden. Cómo podría ser que echaran de menos a alguien que no había cuidado de ella.

 

– Es tan difícil asimilar que a uno le ha dejado plantado el Otro o abandonado, tirado que que pese a que la realidad es tan evidente se aferran desesperadamente a mil y una justificación.

– Prejuicios y la ignorancia juegan un papel para sostener y mantener determinados fantasmas: si es hereditaria la deliencuencia, la toxicomanía, el alcoholismo. En cualquier intervención no aliarse con el empuje a olvidfar, a “ borrar “ el pasado y con ello esas pertenencias simbólicas con las que el niño o niña adoptados fueron atados a la vida.

– No hay un deseo puro respecto a la paternidad. Está en juego la propia historia de cada uno, con sus fantasías concientes e incoscientes con una historia con sus zonas claras y oscuras.

– Padres sin adjetivos igual que hijos sin adjetivos ( me contaba el otro día Antonio yo fuí adoptado ).

– En todo proceso de adopción se da una ruptura y una adaptación a una nueva situación. Tiene que haber un período de adaptación a un nuevo lugar, nuevas personas y la construcción de unos lazos afectivos.

 

Conclusiones :

 

 

No hay garantías de que la cosa vaya a funcionar. Es una apuesta donde el deseo tiene que estar en juego, si no no funcionará.

No existe una clínica particular del niño adoptado, ni tampoco una patología característica, la novela familia se contruye de forma particular. La novela familiar es el deseo de otros padres más dignos, de imagos parentales diferentes. Deseo de lo que representaron los padres felices e idealizados de los primeros años: en sentido estricto sería el rechazo de la desaparición de ese tiempo feliz. Por un lado el niños adoptado es víctima, pero también privilegiado. Pues normalmente pasa de un país pobre, en guerra del cual se compodecen los buenos amos.

Las preguntas realizadas por el niño y adolescente apuntan a aquello que puede responder a saber el deseo que lo haceh nacer de sus progenitores y el deseo de sus padres adoptivos que lo han hecho su hijo. Será ésta la cuestión espinosa ¿ cómo hablarle de estas parejas, cómo nombrarlas ? Es el propio sujeto quien fabricará sus propias respuestas. Será la particularidad de su novela familiar con lo que tendrá que arreglarselas: dos padres, dos madres, ser abandonado por un lado, ser – a veces- demasiado deseado, por otro.

– La paternidad es un reto y tiene sus riesgos.

– En la educación de los hijos adoptados no hay nada distinto a la educación de los hijos biológicos – muchos expertos en el campo de la clínica infantil como Francoise Doltó así lo afirman.

– Niños y adolescentes que pasan por los mismos momentos en su crecimiento, pero estos momentos los vivirán de la forma en que sus historias previas les han marcado.

– Los padres deben asumir la referencia a los orígenes del niño con el agradecimiento por la madre gestante que trajo al mundo al niño que sus padres han tenido la suerte de poder adoptar. Cuando los padres ocultan al niño su adopción o hablan con acritud de sus madre o padres biológicos, es que no quieren decirle lo que piensan que a ellos les hubiera hecho daño. Pero no son ellos, ni sus hijos están en las mismas condiciones. Es más el no decirlo tiene sus efectos. Esta alteridad es la que debe estar presente para que la filiación simbólica y, en consecuencia, la seguridad exsitencial del niño se haga más fuerte.

– La llegada de un niño al hogar, sea por la vía que sea supone una ttransformacion en ese hogar, en la vida de esa pareja que ya entonces va a tomar otro estaturo: el de pàdres.

– La adopción no es más compleja que la llegada y acogida de un hijo biológico. Topdo depende de esa pareja.  De cómo cada miembro haya vivido su infancia y haya resuelto su propio Edipo, es decir si han alcanzado o no su estatuto de adulto p.ej. si el niño viene en el lugar de la relación con ese padre o madre fallecido/a, cuya muerte rechazan inconscientemente- duelo no elaborado- porque no pueden renunciar a su estaturo de relación parental infantil con él o ella. Es decir no pueden salir de su estatuto de hijo o hija a pesar de que imaginariamente así lo parece.

– Adoptado o no el niño expresará cn su comportamiento, con sus síntomas la verdad del discurso parental sean sus padres biológicos o adoptivos.

– Los apdres adoptivos no tienen que reparar el daño causado por otros con la no asunción de su paternidad.  No son reparadores del poisble mal que otros hicieron sino que su función es permitir que el niño haga su propia historia, que su historia sea llevadera. historia.

 

– Siempre hay una diferencia entre lo que se espera y lo que acontece. Cuánto mayor sea la brecha entre ambos será más compleja la situación. Pero siempre depende de cómo cada pareja o persona que va a cumplir la función paterna haga con esa diferencia.

– En relación a otros hijos no hay que pedirles permiso para tener otro hijo Sí comunicarles su decisión de tener otro hijo. El deseo es de los padres, de las madres. Es importante porque ellos también tienen que ir elaborando y asimilando la llegada del nuevo miembro.

– La adopción supone una adaptación por ambas partes: los padres y el niño.

– Parta adoptar sólo hace falta querer adoptar, decía un padre.

– No es lo mismo un niño que llega antes de los tres años sin un lenguaje adquirido que cuando tiene más años – trae una mochila – llega con más experiencias, más vivencias, llega con la base de su personalidad constituida por lo que su proceso de adaptación va a ser distinto.

– En algunos casos los padres cuando un/a niño tiene dificultades, es rebelde, tiene problemas de aprendizaje piensan que lo es por su origen.Recuerdo varios casos en que la causa estaba en los genitores, de acuerdo a lo que sabían de la familia de origen de su hijo/a Son los padres mismos los que en su discurso conectan el problema en el origen en sus hijos con lo cual ellos /as quedan fuera.. En el caso de algunos padres y algunas  madres biológicos  también  echan balones fuera ante dificultades de sus hijos/as en que su hijo/a no es que sea así es que son las amistades, son los/as profsores/as…).

 

Algunos/as padres y madres hablan de no hacer o decir algo por no crearle un trauma, y un trauma sería aquella situación, hecho o acontecimiento que lo sea para el sujeto. No se trata de hechos de la realidad, sino de cómo el niño puede o no elaborarlos. A veces los adultos pensamos que unos determinados hechos son traumáticos porque pensamos que lo hubiesen sido para nosotros si hubiésemos estado en esa situación, pero es algo ilusorio.

Freud nos habla de un cierto mito “ novela familiar”, que es común a todos, se recuerde o no, y es aquella por la cual, cuando los padres y las madres dejan de ser los ideales, los más ricos , los más guapos como lo fueron durante la primera infancia, el niño necesita imaginar que no son estos sus verdaderos padres, sino otros, mejores y más encumbrados , que algún día volverá a encontrar. Desde Moisés a cualquier héroe moderno como Superman pasando por Edipo,se puede dar cuenta de este mito.

 

¿ Qué busca el sujeto con este desdoblamiento de las figuras paternas ? Por un lado recuperar aquella parte idealizada y perdida de sus únicos padres y por otro, negar lo que Freud llama la “ escena primaria “, es decir el coito entre sus padres, ya que el niño cree durante bastante tiempo que sólo hubo un acto sexual entre ellos, que es el que le hizo nacer. Aquí aparece ese corte entre acto sexual y filiación, que el niño en este momento afirma y radicaliza: ellos no han hecho el amor. Y es que negando la escena primaria, consigue negar la diferencia de los sexos, y con ello la castración y la muerte propia, de lo que el sujeto nada quiere saber. Hay una paradoja pues una parte del sujeto, necesita intentar restaurar esa ligazón instintiva perdida entre coito y filiación, hacer como que el instinto sexual existiera como instinto de reproducción en el ser humano. Inventarse algo contrario a lo anterior “ el mito de la sangre”, el mito de la relación sexual natural. Retorno a ese proceso “ natural “ perdido, es decir la relación sexual ligada a la reproducción.

En el caso del niño adoptado ¿ qué pasa ? Pues que como todos los demás, el se interroga por su origen, por la falta de deseo de unos, por el deseo de los otros. Y como todos construye su novela familiar con sus padres desdoblados. Pero ocurre que en su caso ,los dobles padres y madres, en un cierto sentido, coinciden con la realidad. De verdad él/ella nació de unos padres  con pocos recursos y, si ya era mayorcito/a , soñó con los padres guapos y poderosos . Sólo que esta madre y este padre poderosos vinieron de verdad, se lo llevaron con ellos y lo hicieron su hijo legítimo.

El niño adoptado convivirá un tiempo con este desdoblamiento real de los padres, ya que al igual que en el no adoptado se lo tiene que inventar, le sirve a él para poner la escena primaria y la diferencia sexual fuera de su casa. El niño está situado en la negación que hablábamos arriba. Pero para todo niño llega la caída de los ideales; los padres, las madres poderosos/as ya dejan de serlo tanto; y entonces invierte la cuestión y empieza a soñar y a idealizar a aquellos  esa madre y padre desconocidos, a los que ahora supone “ verdaderos “, lo que le da la ocasión de restituir el “ mito de la sangre “, de la supuesta llamada de un instinto, de la relación “ natural “ entre padres e hijos, cuanto todo le evidencia que si hubo primero abandono y luego adopción , es que lo natural no está allí. Pero él ha pasado de una idealización a otra. Como vemos el sujeto , adoptado o no, tiene que vérselas con el deseo del Otro confrontado a su propio deseo, con la sexualidad y aquello que de ésta no se acaba de inscribir, con las lagunas de saber sobre su propio origen; lagunas que no se cubrirán ni interrogando a los padres/madres biológicos/as o investigando en antiguos dossiers, aunque no quiere decir que uno vaya a esas fuentes. Pero habrá de aceptar que, en última instancia, siempre se tratará de un saber incompleto; eso mismo que constituye la aflicción del sujeto. Tendrán que pasar un duelo, al igual que los padres y madres adoptantes tendrán que elaborar el duelo  por el hijo biológico: también se les está pidiendo que toleren que hay algo perdido para todos/as en esa ruptura del continuum entre la relación sexual natural y la filiación de un hijo; y creo que algo de eso podemos transmitirles. Lo que dijo un solicitante: nosotros ya no queremos parir un hijo, pero seguimos deseando tener un hijo “.

Y para concluir quiero referirme a un caso de un compañero se trata de un niño de 9 años que fue adoptado de bebé y que a los nueve años el padre y la madre consultan. Comienza las entrevistas diciendo “ yo no soy nadie “ , “ no tengo historia “ en la misma época en que le dice a su madre “ con la otra sra” estaría mejor “ y se coloca un cartel de “ niño en venta”. La oportuna respuesta de la madre y la entrada en el tratamiento le hacen pasar de la negación a la interrogación por su origen, es decir, por el deseo del Otro que lo colocó en el lugar donde ahora está ¿ por que me habrán abandonado ? ¿ se acordará de mi aquella señora ? ¿ por qué no he nacido de la tripa de mi madre ?. Para finalmente tras un recorrido, concluir en un tercer tiempo que no todo puede saberse, a la vez que afirma su suerte por haber encontrado su lugar en el Otro “ No sé por qué la otra señora me abandonaría. Suerte que he encontrado estos padres “.